Simeone: «Vendrá otro si no viene Griezmann… Ahí el club decidirá lo mejor para la economía de la entidad, pero necesitamos un atacante»

Redacción Atletimanía

Diego Pablo Simeone y el Atlético de Madrid abrieron sus puerta para que MARCA y AS entrevistaran al argentino. El técnico no se cortó lo más mínimo y abordó con la naturalidad que le caracteriza todos los temas de actualidad en clave rojiblanca.

MARCA

22 de mayo. Valladolid. ¿Qué es lo primero que se le viene a la mente a Simeone de aquel día?: «Lo que me viene en mente es alegría, mucha alegría. Emoción. Hay mucho trabajo antes de ese 22 de mayo. Muchos buscan ese momento, pero me quiero ir para atrás. Sin ese trabajo previo donde muchos futbolistas marcaron el camino que siguieron los que fueron llegando no habríamos podido mejorar la historia del Atlético. Con el esfuerzo del club, esos momentos difíciles en 2011 o 2012 en los que sujetamos a jugadores que nos permitieron crecer».

Cuando acabó, en el mismo césped, se le vio radiante y señalando al palco con los ochos dedos por sus ocho títulos. ¿Ha sido este el más complicado de todos?: «No sé si el más difícil. Todos son complejos. El más difícil de todos fue el cambio de darse cuenta de que los torneos nacionales los podíamos empezar a ganar, contra el Madrid en la Copa del Rey de 2013. Llevábamos 14 años sin ganarles. Difícil, en el Bernabéu, donde el campo no era neutro. No se pudo jugar en el Calderón, había más gente de ellos. Ahí empezamos a cambiar la historia. Europa lo habíamos logrado con Quique Sánchez Flores ya se había ganado la Europa League y la Supercopa Europea, pero a nivel nacional nos faltaba volver a ser importantes. Fue el más complicado».

Y demostrar que se podía pelear con Madrid y Barça, los dos grandes colosos: «Siempre la gente piensa que uno busca el victimismo, pero es real que Madrid y Barça en la historia han sido casi siempre superiores. Por plantillas, de todos los años que siempre ha tocado competir. Eso no quiere decir que en el año que puedes competir seas mejor. Nos pasó en 2014, que fuimos mejores. Nos pasó en 2021, que hemos sido mejores, pero eso no quiere decir que seamos mejores. Sabemos nuestro lugar y queremos mejorar pero eso no es victimismo. Cada uno que lo interprete como quiera, la realidad es que Madrid, Barça, Manchester United, PSG, City, Bayern… son los históricos, pero no por ello van a ganar siempre».

Cuando vende lo del «equipo del pueblo», ¿siente que molesta a la gente?: «Yo no vendo nada. Cuento lo que siento y es lo que transmito. Sabemos nuestro camino para llegar a hoy. Cada año el camino es estar más fuertes y los jugadores ahora quieren venir al Atlético. En los dos últimos años no entendían cuando hablaba de la transición y les va a pasar a todos, a Madrid y a Barcelona porque la edad nos pasa a todos. Nosotros la hemos llevado de una manera bastante competitiva la temporada 19-20 y la anterior la rematamos con un torneo para la historia».

De todos los momentos vividos durante la temporada. ¿Cuál fue el más complicado para El Cholo?: «Siempre sentí que el equipo estaba bien, que todo lo que nos estaba sucediendo desde el Celta durante dos meses… esa mañana hay varios positivos, más lesionados, amonestados. Sólo teníamos cinco en el banquillo. Te empatan en el 2-2, pero también ganamos en Eibar o Alavés en el último minuto. La Champions es hermosa y un sueño, pero LaLiga es lo más difícil de todo. Habla de la regularidad, de cómo gestiona una plantilla durante un año. Gestionar 38 jornadas… Lo otro, es un sueño».

Zidane, de hecho, decía que lo más difícil era LaLiga: «Lo comparto, más allá de que la Champions es un sueño».

Como dijo en su discurso de LaLiga. De ocho ligas completas, cuatro para el Barça, dos para el Madrid y dos para el Atleti. ¿Qué habría dicho el Simeone de 2011 si le dicen esto?: «Vine pensando en lo mejor. Cuando apareció la opción de venir al Atlético, como siempre cuento, me preparé mentalmente de que me iba a aparecer y en un momento de dificultad a mitad de un año. Desde que me subí al avión con mis colaboradores sabíamos que veníamos a lo mejor que nos podía pasar, que era ganar. Y que era partido a partido. La primera cena que tuvimos con la gente del club y les hablé del partido a partido… es que creo que es la mejor manera de afrontar la vida. Si piensas tres equipos para delante le faltas el respeto a los dos anteriores. En la primera conferencia dije que quería un equipo competitivo, contragolpeador y que mantuviera la esencia del Atlético de Madrid. Con el trabajo de mucha gente hoy está insertado en el club. Hay que sostenerlo».

Y dentro de ese legado es que es el Atlético del Cholo y que hay un estilo reconocible: «Yo considero que los estilos pueden variar. Hemos ganado con 4-4-2 en 2014 y la última con 5-3-2, 4-3-3, variando el formato. Puede variar el estilo pero nunca la esencia. Jugamos amistosos, hay que ganar. Hemos empezado la pretemporada con cuatro profesionales y sólo chicos. Jugarán cuatro amistosos. No hay nombres, hay que ganar. Preparamos a la gente para que lo entienda. Luego vendrán las variantes del juego».

De hecho, esta última temporada es cuando más variantes ha habido en el equipo: «Hemos mejorado como cuerpo técnico. En los entrenamientos los que han venido se acercan más al juego que proponemos que al de antes. El trabajo que proponemos ellos lo exigen por sus características. Ahí está donde hemos ganado algo. El título es una copa, muy linda, pero como cuerpo técnico podemos intentar que los jugadores rindan mejor. El crecimiento de Hermoso, Carrasco, Joao hasta su lesión, Lemar, el temporadón de Savic, el crecimiento de Oblak más allá de la portería, el juego de Trippier, la presencia de Correa en su no ceder nunca, de Suárez que vino para ser campeón. Representar lo que nos pedían los futbolistas».

AS

Vayamos a los nombres propios de LaLiga. Imposible no empezar por Luis Suárez. Sus 21 goles. Su hambre competitiva. Su capacidad de pelear todo incluso contra su propio físico ¿Esperaba ese hambre y es tan importante en un vestuario?: «Seguramente. Hablar de Luis Suárez es simple, lo ha demostrado siempre. En el momento que apareció la opción sabía que al equipo le faltaba esa contundencia. No hay muchos. Especialistas son pocos y Luis es uno de ellos. Entendíamos que si seguíamos siendo sólidos atrás él estaría más cerca de responder en los momentos de más dificultad, cuando tenía que aparecer. Aquello que dije de la «zona Suárez». No soy adivino, pero soy un hombre de fútbol y sabía que era su hora. Tuve suerte en el momento de decirlo».

De Suárez se esperaba eso… ¿pero cómo se convierte a un jugador como Llorente en uno de los mejores de LaLiga?: «Cuando llegó Marcos lo pensábamos como un volante central, yo viéndole en el Madrid me parecía más externo, pero jugábamos 4-4-2 y se nos quedaba fuera de la convocatoria muchas veces. Me llamó la atención que Llorente nunca cedió en los entrenamientos ni en la parte física, en intentar demostrar lo que tenía. Y mostraba cuando estaba entre los suplentes que llamaba la atención. Hacía un gol, otro gol. Hablando con Germán y Nelson dijimos que había que encontrarle una posición. Hablamos con él, si había jugado de banda. Le pusimos en Valencia y marcó. Empezaba a confirmar lo que veíamos. Luego sucedió lo de Liverpool, donde el cambio defensivo de quitar a Costa por Llorente… el espectador, que no está con los futbolistas, lo ve defensivo como los que no están con los futbolistas. Nadie conoce mejor a los futbolistas que el entrenador, nadie va a sacarles más. El entrenador no quiere perder, quiere ganar siempre. No pones a un jugador para que juegue mal. Te echan. Volviendo a Liverpool entendimos que existía más recuperación y Llorente demostró que era un jugador terrible. Luego viene la pandemia, en Bilbao faltaban varios y Marcos jugó ahí de segundo punta, donde lo hizo muy bien. El campo te marca lo que tienes que hacer. Le encontramos una posición donde se siente más cómodo y es más importante. Creció de una manera y todavía no tiene techo».

Es el ejemplo de que cuando alguien tira la puerta del entrenamiento abajo… acaba haciéndose un sitio: «Yo fui futbolista. Cuando un compañero la rompe en los entrenamientos y no le pone, piensas que no entiende nada. Lo normal es que juegue. Lo mejor es que le encontramos una posición para que responda y que él nunca haya bajado los brazos. Nunca los bajó. Insistió, insistió sin bajar los brazos».

Entre esos jugadores que nunca se rinden está Correa. ¿Es el prototipo de jugador de Simeone?: «Tenemos muchos. Giménez, Hermoso se acerca cada vez más, Carrasco la temporada pasada se identificó totalmente. No me quiero olvidar de ninguno. Algunos tardaron más como Lemar. A Joao le ha costado, pero es inteligente, tiene talento y tiempo para sentirse identificado. En aquel abrazo del Betis abracé a un hijo. Yo le decía ‘Ángel, te critican por errar goles, pero cuántas tienen los demás. Llegará un día que entrarán. No aflojes. Tienes muchas virtudes’. El fútbol termina pagando y lo hizo metiendo el gol que nos dio media Liga».

¿Qué importancia tiene ese factor psicológico de Simeone apoyando a Correa en el manejo del grupo?: «Los entrenadores somos gestores de emociones. Cada equipo importante tiene buenos futbolistas. Pero sólo con el talento no vale, está claro para llegar aquí lo tienes que tener. En el Atlético tienes que tener algo diferente, entender a qué jugamos. Compromiso, personalidad, seguridad, fuerza. Trabajamos para gestionar ese estado. Con provocación, distancia. Lo que se hace con gente que quieres. A mis jugadores los quiero mientras que están conmigo hasta la muerte. Trato de exprimirlos hasta donde no tengan más».

Quizá nadie entienda eso mejor que Koke, el único que está desde su llegada. ¿Es Koke su extensión en el campo? ¿Se puede entender el Atleti sin él?: «Me acuerdo mucho, durante la temporada, de lo que leía. Hay opiniones que te hacen revisar, las constructivas que te hacen abrir cabeza. Muchas veces os leía que como teniendo tantos mediocentros podía jugar él y no Torreira, Kondogbia… Pero con tres centrales entendía que Koke tiene una visión de juego que le da haber jugado en diversas posiciones. Luego futbolístico nació con nosotros. El primer día que llegué se iba a Málaga y le dijimos que no sabíamos si iba a ser importante con Arda, Diego… pero que iba a ser importante con nosotros. Le veía cosas. Su crecimiento como capitán ha evolucionado y lo tendrá que volver a hacer. Él sabe que no tenemos compromiso con nadie».

Y Oblak, siempre Oblak. Quinto Zamora. Paradas decisivas. Un día usted dijo que era el Messi del Atlético. ¿Qué supone tener un portero tan decisivo?: «Nosotros buscamos en el portero que tenga tranquilidad. Si alguien es tranquilo es él. Nada le altera. Nada le provoca ansiedad. Además es el mejor arquero del mundo. No es casualidad los Zamora que lleva más allá del juego colectivo. Pero también se potencia el Barça para que Messi marque 30 goles. Y el nuestro es el mejor portero. Más allá ha dado un paso tremendo en el vestuario. No necesita hablar mucho, pero cuando habla, se le escucha».

En sentido menos positivo se ha hablado mucho de Joao Félix. Empezó como un avión pero su rendimiento fue cayendo. ¿Qué le falta para terminar de romper en el crack que apunta?: «Tiempo. Todos no maduramos de la misma manera como hombre y como futbolista. Ha tenido esta temporada, donde arrancó de manera extraordinaria, un problema en el tobillo que le hace muy difícil por su forma de jugar. A los hinchas y a los periodistas no les importa nada porque el chico juega bien y quieren que juegue. No le poníamos en algún partido porque pensábamos que no nos podía dar lo que necesitábamos en ese momento. Le espero y que esa regularidad de octubre la tenga. Juega bien y hay que tratar de encontrarle un lugar. No importa la cantidad de minuto, sí la calidad de minutos».

Entonces, ¿sigue creyendo en Joao como creía en Lemar?: «Lo de Lemar es un caso similar a Llorente sin tanta explosión mediática. Pero Lemar le veías en el entrenamiento y sus compañeros no entendían que lo hiciera en los partidos. Tuvimos la paciencia, hablando con él le dijimos que le veíamos libre, no de segundo delantero o banda. Tiene que hacer más goles. Los mediocampistas tienen que hacer más goles. O los números no te terminan compensando. Al final son goles»

Aunque es un caso distinto al de Joao se está hablando mucho de la posible salida de Saúl… ¿qué piensa Simeone de su posible marcha?: «Ustedes saben mejor que nadie lo que ha pedido y buscado Saúl, le conocemos hace ocho años. Ha compartido muchísimo tiempo. Lo que le potenció para ser lo que fue es jugar en distintos lugares posiblemente eso mismo, cuando su nivel bajó, se utilizó para decir que le había perjudicado y que era su problema. Pero no es así, eso no le perjudicó. Son momentos. Después de tantos tiempo los jugadores necesitan aire y después de tantos años la temporada pasada le costó más (aunque compitió y jugó muchos partidos). Está claro que en la competencia con Lemar, si hubiera estado bien al final, habría jugado Lemar.»

Pero si acaba quedándose le sacará todo el partido: «Me conocen hace años. Sé que hasta el último día no podemos dejar de pensar en los que están aquí ni pensar en los que no están».

Hablemos un poco de fútbol puro y duro. ¿Qué le llevó a apostar por los tres centrales y sacarse un carrilero zurdo como Carrasco?: «Distintas cosas. En la parte defensiva costaban las basculaciones después de tantos años. Las presiones ya no eran de la misma manera. Los jugadores son distintos y los de entonces vivían la presión con más vértigo. Necesitábamos a Suárez más cerca del área, Carrasco había jugado de carrilero. A Hermoso le costó un año entender que buscábamos un jugador como Lucas de central o lateral izquierdo pero en la segunda temporada se entregó y nos ayudó a tener una mejor salida. A partir de todo esto lo gestionamos. El primer partido fue en Pamplona. El primer tiempo fue normal, con Vitolo. El segundo tiempo fue extraordinario y pensamos que todos se sentían más cómodos: Savic, Giménez, Felipe,… Trippier y su visión. Carrasco como especialista. Saúl, Lemar, Herrera, muchas opciones. Mientras Correa y Joao peleaban un lugar… más Suárez«

Y en ese nuevo sistema Koke apareció de mediocentro… ¿fue una de las claves?: «Los que mejor lo hicieron en esa posición fueron Herrera, que hasta el principio jugó bastante hasta que se lesiona, porque tiene personalidad y quiere la pelota para hacer jugar. A partir de Herrera, sin duda Koke. Tiene que crecer ahora Kondogbia. Es la línea del futbolista que queremos. Teniendo la posibilidad de ese recambio en el medio nos va a generar opciones».

Con este equipo que cuenta se han marcado muchos goles… y se han generado muchas ocasiones. Pero se le sigue tildando de defensivo. ¿Le molesta?: «Son etiquetas. No me molesta. Tampoco me eleva cuando te felicitan o hablan exageradamente como entrenador tras un título. Hay paradigmas y etiquetas y van a estar ahí. Lo que no hay duda es que nosotros somos un equipo que crece desde la seguridad defensiva. ¿El Chelsea de Tuchel es defensivo u ofensivo? No se sabe, pero defiende bien y te atrae con la pelota para atacar. Cuando jugamos con ellos pensamos que era un equipo simple de barrio y era un Chelsea que ya habíamos visto y tenía un ritmo superior. Fueron mejores. El segundo partido vimos que estaban a otro ritmo, te atraían para generar espacios. Nos gustó muchísimo. En esta búsqueda de poner etiquetas quizá las pongan quienes ni nos ven. Cuando ves nuestros números… por algo salimos campeones y 30 fechas los primeros».

El Chelsea mostró esa superioridad…: «La superioridad la entendimos desde el juego posicional. Siempre había gente al espacio. Me encantó, es un equipo con versatilidad. Se demostró ante el City. Al Madrid le ganó como le ganó, a nosotros… Tuchel ha hecho un trabajo enorme. ¿Críticas exageradas por el partido de Bucarest? Es lo que se vio. Entendimos que era la manera de juntar a los mejores jugadores que teníamos y preferimos poner a Lemar atrás con Joao arriba. Hay que entender que no importa dónde defiendas y sí lo que hagas con la pelota en la transicción. Pero la perdíamos con jugadores como Koke, Saúl, Correa, Llorente, Joao, Suárez… jugadores ofensivos, más no tenemos. Pero no pudimos jugar. No le dimos al jugador la capacidad para salir de esas primeras presiones»

marca

Siempre que viene un futbolista se habla de la participación directa de Simeone. El último, De Paul. ¿Qué puede aportar su compatriota para los que le han visto poco?: «Él arrancó en la banda izquierda, ahí vino al Valencia. Luego creció en Udine. Sus características las asocio a que tengamos jugadores que se asocien con los Koke, Herrera, Lemar… los demás (Saúl, Llorente,…) son más llegadores. Necesitamos gente que dé ese paso previo al ataque final con tiempo y pausa para que los carrileros o delanteros puedan atacar. Y medios con gol. Hoy si los medios no hacen goles es muy difícil. Mira España, hizo un gran torneo, maravilloso, pero los goles tienen que llegar. Creemos que la media de los Llorente, que marcó 12 goles y no sé si repetirá, a los que sumar los Saúl, Lemar, De Paul… si no suman goles no llegará».

 Y volvió la leyenda de que Simeone convenció a De Paul con una llamada. ¿Pero no llama a todos los fichajes, no?: (risas) «No, no llamo a todos. Cuando le llamé me dijo: ‘Mira, Cholo, le he dicho a su club que el Atlético era el único club donde quería jugar’. Le contesté «nos vemos en 20 días… y aquí está».

¿Ha llamado a Antoine Griezmann?: «Con Antoine tenemos una relación muy buena. Mi familia es muy amiga de la hija de él y nos vemos de vez en cuando. Estuvimos cerca en verano. Para él quiero lo mejor y ojalá la pueda romper en Barcelona. Es un club extraordinario y Antoine es completo. En la Eurocopa volvió a demostrar que donde le pongan puede dar muchas cosas. Pero hoy no está con vosotros. Quiero para un jugador que me dio todo que le vaya bien»

As

Renovación: «No me detengo a pensar en los años, en los que hicimos o en lo que llevamos haciendo. Lo peor que me puede llegar a pasar es quedarme a mirar lo transcurrido. Estoy en el lugar en el que quiero estar, soy muy feliz en el Atlético, el club busca crecer, me ilusiona el equipo y la temporada pasada el haber logrado el campeonato certifica y solidifica todo el trabajo de muchos años para encontrar esto que está pasando».

Motivación: «Para mí la motivación es diaria, la encuentro es superarnos como entrenadores. Ganar un título es lo que todos buscamos, pero lo que en realidad nos genera felicidad es el ver jugadores que crecen, que se identifican con algo, que terminan teniendo pertenencia con el club. Eso no es fácil. El legado que nos dejaron los más importantes que llamo yo, los primeros que tuvimos, los Juanfran, Filipe Luis, Tiago, Gabi, Godín, Raúl, Miranda… que te empujaron de la mejor manera para instalar definitivamente lo que los demás tuvieron que seguir estando»

Ocho títulos, es el que más ha ganado en la historia del Atlético, ¿cuál es el que más ilusión le hizo?: «El otro día lo hablaba con los chicos… Empezamos la pretemporada con cinco o seis profesionales y les decía: ‘Muchos de los que participen van a representar al Atlético en los cuatro primeros partidos amistosos. Y cuando juega el Atlético juega el Atlético, no importa el nombre y hay que representarlo de la mejor manera’. Nos entusiasmamos con el hecho de que estos chicos pueden ser importantes en la historia del Atlético en algún momento. Eso nos genera ilusión. ¿Cuál fue el título más importante? No tengo ninguna duda: el del Bernabéu. Llevábamos 14 años sin ganar, son muchísimos, es un peso muy importante en la historia de los clubes. Se hablaba de jugar en un campo neutral, que generara las condiciones que se pedía. El Calderón parecía chico y nos invitaron a jugar a la casa de ellos, donde el reparto de aficionados no fue igual. Hubo más de ellos que de nosotros y generamos algo que empezó en los futbolistas, el darse cuenta de que en lo nacional podíamos empezar a ganar. Quique Sánchez Flores había ya empezado a ganar en Europa y empezó esa hermosa década del club. El equipo se llevó en un partido difícil y supuso el ver que podíamos seguir creciendo y ganar en el ámbito nacional».

De Paul: «Soy hincha de Racing, lo vi cuando debutó, cuando jugaba en otra posición, extremo izquierdo, volante izquierdo, en la posición de cuando llegó al Valencia. En Italia tuvo un crecimiento enorme, en el fútbol táctico creció mucho, jugó por dentro y tuvo mejor relación con la pelota. Tiene un gran golpeo de balón. En la parte central de la cancha sólo Herrera y Koke, con Lemar, generan juego y necesitamos un futbolista para que podamos tener la competencia interna que nos dé opciones como nos va a dar De Paul.»

Se fue Vitolo y llegó Marcos Paulo: «Marcos es una búsqueda del club. Lo miraremos en la pretemporada para ver cómo evoluciona. Desde febrero no juega, es un tiempo importante. Se le ve condiciones técnicas, pero sólo con el talento acá no alcanza. Necesitamos personalidad, pertenencia y ojalá pueda mostrar lo que le vio la parte deportiva del club. En consecuencia de lo que veamos, así haremos».

De algunos que han llegado a otro que podría llegar como Griezmann...: «Tengo muy buena relación, una linda relación más allá de lo deportivo, puesto que mis hijas juegan con sus hijos. Más allá de todo lo que le dio al Atlético, quiero que le vaya bien en el Barcelona, es un jugador extraordinario. En el Barcelona, teniendo temporadas sin ser regular para él, no baja nunca de los veinte goles. Son números importantes y ojalá pueda consolidar el jugador que ha sido en la Eurocopa, en el Mundial, en los cinco años con nosotros… No espero otra cosa que no sea que triunfe en el Barcelona».

¿Quiere que venga?: «Nos conocemos, hablamos con el club, hay posiciones para mejorar en el equipo, necesitamos un delantero. Vendrá otro si no viene Griezmann. Ahí el club decidirá lo mejor para la economía de la entidad».

¿Qué espera de João Félix?: «Todos estamos esperando la regularidad de João Félix. Es muy injusto esperar a João Félix. Demostró en parcelas, en etapas de sus dos primeros años cosas importantes. No tengo duda de que desde agosto hasta diciembre hizo una temporada muy muy buena, tuvo buenos niveles de goles, de asistencias, de juego colectivo, es inteligente, sabe lo que necesita el equipo y lo que tiene que hacer. Apareció la lesión, para un jugador como él es difícil estar a ese nivel. Convive con el dribling, con el contacto con el rival, el tobillo lo utiliza para jugar y no es sencilo mantener la situación como la sostuvo. Fue valiente, fíjate que le tuvieron que operar. Ojalá logre mantener la regularidad que requiere».

Por lo dicho, no saldrá: «El club tiene muy claro lo que hace. En 2014 se fueron Courtois, Filipe, Villa, Diego Costa, Sosa, Diego Ribas… hubo un recambio de casi diez futbolistas. Hoy el club tiene la fuerza de sostener a los jugadores, eso es maravilloso, y que se vayan los menos posibles y los que quieran buscar otros aires, porque algunos necesitan cambiar de aires para seguir vigentes».

Saúl es uno de los que parece que necesita eso…: «La temporada pasada habló con el club, con nosotros de sus necesidades y lo que habló sobre la opción de tener un sitio en el campo donde se siente más importante. Y yo considero que Saúl llegó a ser Saúl por jugar en todos los sitios. Él o muchos de lo que lo rodean lo ven como algo negativo. Es muy importante para el Atlético porque puede jugar de carrilero, de banda derecha, medio centro, como doble medio… Nos da un montón de situaciones de poder contar con él. Sin hacer una temporada a su mejor nivel, contamos con él. Es un jugador que en esa versión y jugando en lo que necesita el entrenador rinde muy bien».

La puerta de salida la tiene abierta y también se puede quedar: «He hablado con él y no podemos dejar de lado lo que se rumorea y se habla. Si te quedas, a trabajar como lo que ha hecho siempre y si te vas, la puerta abierta de la mejor manera. Llevamos ocho años juntos, creo que le dimos todo lo que teníamos como entrenador y él como futbolista. Si se queda, a trabajar sin regalar nada en una competencia con mucha gente en el medio campo y si tiene que salir, un gran abrazo, desearle lo mejor con los chicos que nos dieron la vida y a seguir siendo amigos, como siempre. Ya sea al Barcelona u a otro lado».

¿Qué espera de Suárez esta temporada?: «Con Luis ya hablamos en 2014 y eligió el Barcelona. Cuando me llamaron el pasado verano para preguntarme sobre la opción de contar con él y lo que me parecía les dije que era lo que necesita el equipo para ganar. Cuando tuvimos jugadores que pasaron de los 20 goles, Griezmann, Costa, Suárez, el equipo estuvo cerca de ganar o ganó. Ese rol es muy difícil. Hay pocos futbolistas que puedan pasar esa media de goles. Para ser campeón hay que hacer goles. Los goles no son para todos. Y no lo dudamos. Cuando hablé con él me encontré con un tipo que necesitaba reivindicarse, mostrar que estaba vigente y nosotros le íbamos a ayudar en la línea de toda su vida»

Ha sido un verano complicado y vendrá más tarde que los demás, por lo que quizá su rendimiento se vea afectado: «Los que hacen goles, hacen goles siempre. Seguro que vas a encontrar a Suárez con 45 o 50 años con sus amigos y seguro que vas a ver ganar al equipo de Suárez por 2-1 o 3-1 con dos goles de él porque no es cuestión de edad. Pasa por el olfato, entender el juego, lo tiene todo. La edad no es un problema, es el hambre y la necesidad de seguir vigente. Suárez buscará seguir así».

Y le hace falta otro punta: «Hay que hablar con el club y todo irá en consecuencia con lo mejor que pueda traer. Hablamos de varios nombres. Se trabaja en buscar un delantero para compensar la competencia interna que es necesaria».

¿Cómo está el asunto de la portería y la posibilidad de que salga Grbic?: «Tiene la necesidad de jugar y ante esa situación y si hay algo que podamos traer, lo haremos. No corre prisa. Es un chico joven, que se puede quedar y si hay algo que a las dos partes pueda satisfacer, se podría hacer».

Tiene trabajando a sus órdenes a muchos chicos: «Esta pretemporada está siendo más para los chicos y buscamos que alguno se pueda quedar. Les dijimos que alguno puede quedarse si está preparado para ello. En la parte física y de entrenamiento hay ilusión, pero lo que cuenta es el campo y hablará por sí solo».

Tiene una doble faceta con Giuliano como entrenador y padre… ¿Cómo lo afronta?: «De una manera natural. Su crecimiento viene de las categorías menores, del juvenil al Atleti B y eso no lo gestioné yo. El crecimiento habla de lo que los entrenadores trabajaron con él. Hemos decidido que nos acompañe, todavía es chico, pero tiene cosas importantes para mejorar y demostrar. El tiempo dirá si se queda con nosotros o se queda en el B o donde el club decida»

Se le ve con la misma pasión que en el inicio: «Desde que apareció la posibilidad de dirigir al Atlético, que siempre quise y me preparé para ello, vine con ganas de hacer crecer al club y de devolver lo que me pasó como futbolista. A veces repaso mi primera conferencia de prensa, me escucho para ver las bases del inicio y habla de la esencia de lo que queríamos: ser un equipo valiente, contragolpeador, molesto, que generaba ilusión entre sus aficionados y eso no sucede en muchos lados. Hoy la gente sabe a lo que juega el Atlético. Te puede gustar más o menos, pero el equipo juega a algo y cuando un equipo juega a algo tiene que ser respetado».

Y han cambiado esa forma de jugar: «En el inicio jugamos un 4-4-2 con presión asfixiante, con gente que trabajaba más en la recuperación de la pelota, con jugadores como Juanfran y Filipe que eran extremos… Hemos mejorado en el cuerpo técnico la forma de entrenar en el campo, y a partir de esa mejora que propusimos a los jugadores aparecieron Hermoso, Trippier, la continuidad de Carrasco… Con Hermoso buscamos algo que ya tuvimos con Lucas, al jugar de central y de lateral. La salida de Hermoso nos permite jugar con central de salida y defender de lateral, Carrasco nos permite jugar de extremo y a la vez ser carrilero…Eso nos genera variantes».

Y crecieron con balón: «Trippier, siendo lateral, tiene una visión de juego muy alta para su puesto. No es fácil encontrar un lateral así. Savic creció mucho en su personalidad y en su inicio de juego y apareció Koke. Juega en el medio porque teniendo tres centrales podemos tener un medio más ofensivo en esa faceta de salida de juego, Lemar pudo desarrollarse de la mejor manera en la banda izquierda y el equipo pudo desplegar algo que fue siempre de menor a mayor, y esperando el potencial de los Llorente, Suárez, Correa, João…«

Por lo que se ve, seguirá con ese sistema: «Nos encontramos que para los partidos de los chicos jugaremos 4-4-2 y cuando vengan los más grandes variaremos. Teniendo a Hermoso, Carrasco, Lemar, que fueron los que más jugaron, en el mismo partido podemos jugar 4-3-3, un 5-4-1 o un 5-3-2. Según el partido que proponga el rival, estos futbolistas, puntualmente, tienen la disponibilidad de jugar de diferente manera».

Usted puede ganar su tercera Liga como entrenador, algo que nadie ha hecho; Koke puede alcanzar a Adelardo y Oblak lograr su sexto Trofeo Zamora: «Los retos son diarios y no vamos a cambiar el partido a partido. Creo que sigue siendo nuestra fuerza y nuestro equilibrio. Querer ser el mejor de la historia, el mejor de los porteros, el que más partidos tenga. Pensar en eso es el inicio del retroceso. Eso pasará porque tenga que pasar y tiene que ser natural y se vive con el día a día. Y para ello hay que darlo todo. Mi fuerza y energía va basado en eso. Cuando deje el club ya habrá tiempo de recordar esta década que está siendo maravillosa».

Es una de las mejores décadas del club y puede estar orgulloso: «Cuando ganamos la Liga en Valladolid lo primero que me vino a la mente fue el legado que habían dejado los que nombré anteriormente, porque sin ellos no hubiésemos llegado a esto. Si en este último campeonato no se podría valorar todo lo que venimos haciendo. Ustedes son los primeros que de no aparecer ese triunfo hablarían del Pupas, del recuerdo del Pupas que yo tuve la suerte de no conocerlo y habría cambiado toda la impresión que ahora cuenta. Si hubiéramos perdido se hablaría de cómo sacar al Pupas. Los chicos de doce, catorce años no entienden qué hablan cuando se habla de ese tema».

Esa ambición de victorias es lo que ha transmitido a los chicos más jóvenes: «Cuando gané el doblete como futbolista, conseguimos el título 19 años después de la última Liga. Entonces pedí ganar una Liga como entrenador. Ganamos la del 2014. Habían pasado 18 años del título del doblete. Cuando gané la Liga como entrenador me dijeron que qué sentía y dije que no podían pasar tantos años para volver a ganar otra Liga. Han pasado siete años. Ojalá no tengan que pasar otros siete años para repetir»

¿Se viene ciclo ganador?: «El año pasado hablamos de un Real Madrid que hizo una temporada mala o no tan buena y perdió el mismo número de partidos que nosotros. Ganamos uno más. La diferencia estuvo en un partido. Entiendo que el Real Madrid y el Barcelona saben que hoy no se pueden equivocar. Como nosotros le mostramos a Sevilla, Real Sociedad o Villarreal, que se puede pelear el campeonato porque el crecimiento de estos equipos está. Real Madrid, Barcelona, United, Bayern, la Juventus, eternamente, siempre saldrán como mejores equipos del mundo.»

Después de año y medio la afición podrá volver al Wanda Metropolitano: «La necesitamos. El fútbol es un espectáculo y los futbolistas en algún punto son actores. Y en la acción ante la presión que existe ante la gente, el futbolista expresa cosas en el campo de juego. Y la necesitamos. Es algo que divierte a la gente. Libera sus problemas de la vida, ir al estadio con los amigos, con la familia, con los hijos… eso no tiene precio. Es algo popular, muy popular, no se ve en otros deportes a esta cantidad de gente que va a ver fútbol y todos los que somos del fútbol necesitamos que vengan al campo».

No sé si quiere resaltar alguna otra cosa, tipo el gran año de Correa…: «Logró tener estabilidad, jugó todos los partidos de Liga, eso habla muy bien de él y el crecimiento de Koke como capitán. Tuvo un crecimiento muy grande en su madurez. El paso fuerte de Oblak en el vestuario. Ya no es sólo un grandísimo portero, el mejor del mundo, habla poco, pero se le escucha. El crecimiento de Savic dentro del vestuario, la forma de Suárez de insertarse en el equipo, la explosión de Llorente por ser continuo, por no bajar los brazos, más allá de estar fuera de la convocatoria un montón de partidos no bajó los brazos… El creer que lo podía hacer bien. No tiene techo. Estoy convencido de que Llorente no tiene techo».

La última pregunta. Messi parece que va a seguir en el Barcelona…: «Lo mejor que nos puede pasar a los que estamos en LaLiga es no perder a los mejores. Ya se perdió a Cristiano Ronaldo y ojalá que la sociedad española, el fútbol español pueda disfrutar a Messi en su país. Para eso el Barcelona tendrá que hacer un esfuerzo importante y manejar de la mejor manera lo que tiene que manejar como institución para compensar lo que se necesita para tener a Messi».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s