Dos amigos y una reivindicación que puede valer una Liga

Santiago T. Peredo | @STocaPeredo

Todas las alabanzas de la épica victoria del Atlético ante Osasuna, que bien puede valer una Liga, han sido centradas en la figura de Luis Suárez, y, en parte, tienen cierta lógica, pero como remarcó Simeone en la polémica parada de hidratación, la clave para el segundo gol, era alcanzar el primero.

Y este fue obra de dos hombres muy cuestionados a lo largo de la temporada, Joao Félix y Lodi. El portugués y el brasileño, quienes son grandes amigos, han ido perdiendo protagonismo a lo largo de la segunda vuelta del torneo, hasta el punto de no contar, jornada sí y jornada también, para el Cholo en sus onces iniciales.

@atleti

O Menino comenzó de una manera espectacular el curso, pero poco a poco se fue diluyendo, hasta acumular a falta de un duelo para que todo concluya, más suplencias que titularidades. Mientras que el lateral ha tenido menos peso aún si cabe… Inició como titular, pero el cambio de sistema y el exquisito estado de forma de Yannick Carrasco le relegaron al banquillo.

Pero cuando más difícil lo tenía el Atlético, cuando LaLiga parecía perdida, el técnico argentino confió en ellos. Ambos saltaron, ante Osasuna, a falta de 24′ para la conclusión y aún con el partido empatado.

La intención de Simeone era clara, darle un empujón al equipo y que materializaran la superioridad, pero nada más pisar el césped, sucedió todo lo contrario. Los navarros se adelantaron, amén de un fallo de Lodi, en la marca de un centro lateral.

@atleti

Y contra todo pronóstico, lejos de amedrentarse, los buenos amigos cocinaron ese gol que hizo creer a los colchoneros. Joao filtró un balón extraordinario a la espalda de la defensa rival y Renan, quien lo había leído a la perfección definió como si de un delantero centro se tratara.

Así las cosas, la celebración del tanto fue express ya que no había tiempo que perder, pero se pudo observar, tanto en esta como en la que certificaba el triunfo, la rabia contenida de dos jugadores que saben que no han hecho una buena campaña, pero que sienten el club (o lo aparentan), ya que el brasileño se besó en repetidas veces el escudo de la osa y el madroño, mientras que el portugués fue el primero en abrazar tanto a su mejor amigo como a Luis Suárez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s