Las lágrimas de Lemar

EFE

En el fútbol, la suerte es tanto o más necesaria que el talento. Tanto tiene de esto último como tan poco de lo primero Thomas Lemar, retirado entre lágrimas en el descanso del Atlético-Espanyol, en la que podría ser su cuarta lesión de esta temporada, el lado amargo del triunfo rojiblanco por 2-1.

Tras la emoción y el final no apto para cardíacos con el gol de penalti en el último minuto de Yannick Carrasco, la tarde del Metropolitano arrojó muchos peajes para el Atlético.

No solo la previsible lesión de Lemar, sino una molestia en la parte posterior del muslo izquierdo de Joao Félix, también retirado al descanso. Ambos se someterán a pruebas médicas, confirmó el club tras el encuentro, en un parte médico en el que informó de que ambos jugadores estaban afectados por «molestias musculares».

Pero ninguno de ellos lo sintió tanto como Lemar. La suya fue una de las imágenes del partido, caminando entre lágrimas, abrazado por Matheus Cunha y Reinildo Mandava, con Luis Suárez muy atento a su estado de ánimo, entre otros muchos compañeros. Todos ellos sabedores del calvario de lesiones que acumula el galo.

«Ahora que otra vez volvía a coger importancia dentro del equipo que ha pasado tantas lesiones, es difícil. Lo peor que te puede pasar es cundo te lesionas, siempre quieres estar entrenando jugando, y no va a poder ser durante una temporada. Estaba jodido», explicó después del partido el capitán Koke Resurrección.

Porque, a expensas de saber el diagnóstico definitivo, no será la primera, ni la segunda, ni la tercera lesión del talentoso centrocampista de Guadalupe (Francia). Será su cuarta indisposición por lesión en lo que llevamos de campaña, la quinta incluyendo el partido que se perdió ante el Osasuna por haber sido contacto estrecho de un positivo por covid-19.

En septiembre, una lesión muscular sucedida en el duelo de Liga de Campeones contra el Oporto le dejó fuera de tres encuentros ligueros. No pasó ni un mes hasta que se volvió a lesionar, esta vez en el muslo derecho ante la Real Sociedad, con otros cuatro partidos de ausencia entre Liga y Liga de Campeones.

Después de tres meses y medio de tranquilidad -excepción hecha de la baja por contacto estrecho ante el Osasuna ya mencionada-, los problemas musculares volvieron a cruzarse en el camino del ’11’ rojiblanco: esta vez un golpe ante el Betis le provocó una nueva lesión que le dejó fuera de dos duelos ligueros y de la vuelta de octavos de final de Liga de Campeones contra el Manchester United.

La de este domingo era su tercera titularidad en los últimos cinco partidos, después de haber sido de la partida ante el Alavés y el Manchester City. Y no pudo acabar tan pronto ni peor su participación en el duelo.

Cuando ya la plomiza primera mitad del Atlético-Espanyol tocaba a su fin, en un balón largo por la banda izquierda que Lemar aspiraba a alcanzar bajo la vigilancia de uno de los defensores del Espanyol, Lemar estiró la pierna izquierda para contactar el balón, y notó el pinchazo.

Lo supo al instante el guadalupeño, que se lanzó al suelo dolorido pero sobre todo asustado por toparse de nuevo con el fantasma de una lesión. Tanto las asistencias sanitarias del estadio como los médicos del club acudieron prestos a socorrerle. También varios compañeros. La estampa saliendo escoltado por varios de ellos daba la medida del golpe anímico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s