Oblak y Luis Suárez bien valen una Liga

Santiago T. Peredo | @STocaPeredo

Los partidos que restan hasta el final de temporada son auténticas finales… Si queremos alzar el título liguero, debemos jugar cada minuto como si fuera el último“… Frases de ese estilo se han escuchado y repetido a modo de mantra en la disciplina del Atlético durante toda la semana, tras el fracaso de Stamford Bridge, claramente en busca de la autoconcienciación de cara a la recta final de LaLiga.

El Alavés era la primera piedra de ese camino de once duelos. Los de Simeone debía encontrar sensaciones, y no sólo lo hicieron, sino que también dejaron una gran imagen.

@atleti

Salió al césped dispuesto a comerse el mundo el cuadro colchonero, con la alineación y formación de gala, a excepción de Joao Félix, sancionado, y pese a que se encontraron un rival correoso y bien ordenado tácticamente, lograron una victoria sufrida, pero que sabe a gloria antes del parón de selecciones.

Abelardo era consciente que este Atlético sufre contra equipos que se encierran, y que dejan pocos espacios, y así fue como planteó el encuentro. Los vascos enjaularon a Luis Suárez, y los de la osa y el madroño, pese a su dominio, no encontraron forma de hacerles daño en el primer tiempo.

Se marcharon a la caseta sin disparar entre los tres palos. Se tornaba complicada la empresa de la victoria, pero tras el receso todo cambió.

@atleti

Los hombres de Simeone, gracias al buen inicio de Lemar y Koke, acorralaron más en el área a los vitorianos, y en el 55′, en una combinación por la derecha, el balón acabó en un pase en profundidad hacia Trippier, que jugándose la integridad de su pierna, colocó un centro medido al primer palo, que Luis Suárez embocó de una manera exquisita.

Sumaba así su gol 500 y el 19 con el Atlético, sin duda un gol especial para el Pistolero, no sólo por la cifra redonda, sino porque era de vital importancia romper ese entramado defensivo de Abelardo.

Desde ese momento llegaron los mejores minutos de los rojiblancos. Los del Cholo se sentían cómodos tocando el esférico ante un Alavés que aún no sabía como parar el ciclón.

@atleti

Pudo incrementar la ventaja Llorente con una gran llegada desde atrás que impactó en el larguero, también Carrasco, tras ser asistido por Suárez, pero no pudieron materializar la superioridad en el marcador.

Esta falta de precisión pudo salirles cara, cuando Martínez Munuera, VAR mediante, decretó penalti de Savic sobre Luis Riojas… Pero al igual que el charrúa apareció para decantar la balanza en el área vasca, en la madrileña lo hizo Oblak.

Jan se hizo grande en el mejor momento posible y detuvo la pena máxima a Joselu, realizando una parada que puede valer una Liga y que, cuanto menos, permitió a los rojiblancos ganar la primera final de su sprint hacia un título que cada vez está más cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s