Los dos problemas que preocupan a Simeone

Santiago T. Peredo | @STocaPeredo

Es cierto que se presentaba el Atlético con dos grandes problemas en Bucarest, y que se puede decir que solucionó uno. El exceso de goles recibidos, pero incrementó la poca eficacia de sus delanteros.

Ante esta situación, Simeone, como cabía esperar, apostó por reforzar la zaga en detrimento de los sectores más adelantados. Poco sorprendente si se analiza el histórico del argentino en todos y cada uno de los encuentros de ida de eliminatorias a doble partido desde que reside en el banquillo rojiblanco. En los que prima la retaguardia e intenta materializar las pocas ocasiones de las que disponga… Pero esta vez no funcionó a la perfección.

Esta apuesta, pese al resultado negativo, no salió del todo mal. Los colchoneros volvieron a su esencia, tras un efímero pero intenso y exitoso paso por el mundo de la posesión, y demostraron que siguen defendiendo a las mil maravillas.

Pese a las bajas y a las constantes acometidas del Chelsea, los del Cholo sufrieron poco, y de no ser por una jugada aislada, en la que se unen catastróficamente la mala suerte de Hermoso, un remate espectacular de Giroud y el VAR, el partido se encaminaba hacia el 0-0, justo lo que quería Simeone.

Pero esta ‘recuperación’ tuvo un alto precio. El Atlético no disparó a puerta en todo el encuentro. Lo intentaron Saúl, Koke, Correa, Suárez, Lemar y Joao Félix, pero sus intentos no inquietaron a un inseguro Mendy.

@atleti

Los mimbres ofensivos de Simeone se deshilacharon poco a poco entre la propia maraña defensiva planteada por Diego Pablo, y paso a paso se desesperaban al ver que cada vez estaban más lejos del área rival, sin posibilidad alguna de hilvanar una jugada fructífera.

Los madrileños completaron el peor partido como ‘local’ en Champions, que no en competiciones europeas (Rubin), desde la llegada del Cholo, y se unió a una corta pero negra lista de encuentros en los que los rojiblancos no fueron capaces de encuadrar ningún tiro entre los tres palos en el SXXI, junto al de la Juuventus de 2019 (3-0) y el del Olympique de Marsella en 2008 (0-0).

El resultado acarrea consecuencias

Esto es la Liga de Campeones, los errores se pagan, y el Atlético lo sabe bien. El hecho de presentarse en Stamford Bridge con la necesidad imperiosa de remontar la eliminatoria, en gran parte por la falta de productividad ofensiva, es el segundo problema que preocupa a Simeone.

@atleti

Le perturba, y con razón. La historia dice que los madrileños jamás han superado una eliminatoria continental tras haber perdido el primer duelo como local, habiéndolo intentado hasta en siete ocasiones, y fracasando todas ellas, siendo la última el emparejamiento mencionado con el Rubin (0-2 y 0-1).

Así mismo, para el partido de vuelta y, como es de suponer, con menos bajas, el argentino deberá apostar por el ataque si quiere remontar y quitarse el mal sabor de boca del encuentro de ida, pero para ello aún quedan tres decisivas semanas en las que el Atlético debe encauzar cuanto antes la situación, si quiere llegar en forma a Londres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s