Dembélé se gana el beneficio de la duda

Santiago T. Peredo | @STocaPeredo

Minuto 64, el Getafe encerrado defendiendo con uñas y dientes el 0-0, y el Atlético dominando el encuentro a su antojo, pero siendo incapaz de poder generar peligro a los ultradefensivos hombres de Bordalás, quien había ideado un maquiavélico plan para rascarle puntos a los colchoneros.

Simeone debía solucionar el entuerto, o por lo menos intentarlo. El argentino mira hacia el banquillo y señala a Dembélé, ese portentoso y joven delantero fichado por los rojiblancos en enero, que entre adaptación, coronavirus y buen estado de Luis Suárez, sólo ha podido disputar 22′ repartidos entre los duelos del Levante y Chelsea, eso sí, dejando buenas sensaciones.

Sin ser consciente de que iba a ser el jugador que más cerca tendría en sus botas la opción de deshacer el empate, saltó Moussa al césped… Y pese a que no materializó sus ocasiones, dejó un gran sabor de boca tanto a la afición, como al Cholo.

Desde el primer momento se le notó participativo, en sintonía y con ganas de demostrar que vale para ser jugador del equipo colchonero. El galo se movía como pez en el agua entre la enquistada defensa getafense, peleando, jugando de espaldas con una gran seguridad y, contra todo pronóstico, compenetrándose con Luis Suárez y con Joao Félix, con quien realizó una jugada de pared más descargue, que apunto estuvo de culminar O Menino desde la frontal.

Cuando llevaba 10′ en el campo, dispuso de la ocasión más clara del Atlético en todo el partido. El 19, más listo que nadie, cazó un rechace a media altura, y en escorzo y haciendo que el esférico pegara en el suelo antes, para complicar más al meta, conectó un complicadísimo remate, que sólo una milagrosa intervención de Soria evitó su primera diana como indio.

@atleti

Estaba con ganas, y ese espíritu se lo transmitió a todos sus compañeros, que acabaron acorralando al Getafe en su área. En este frenesí final de ocasiones, el francés volvió a tener el gol de la victoria… Y por partida doble. En el 79′ y el 90′ remató dos balones, uno que detuvo el arquero, y otro que se marchó por centímetros.

No consiguieron la heroica ni el Atlético ni Dembélé, pero en esos 26′ que disputó, demostró el porqué de su fichaje y, cuanto menos, el beneficio de la duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s