Simeone y el Atlético recuperan sus alas

Simeone y el Atlético recuperan sus alas

Santiago T. Peredo

Innumerables son las ocasiones en las que Diego Pablo Simeone ha recalcado la importancia de los laterales en su sistema de juego. El lateral de sus sueños es aquel que maneja a la perfección el juego defensivo, cualidad la cual considera imprescindible, y lo combina con incorporaciones constantes al ataque. Rápido, contundente, con un mínimo de calidad, buen centrador y con alma de extremo. Requisitos demasiado exigentes pero claves para su ideal de estilo de juego sin bandas.

Estas particularidades las encarnaban a la perfección dos de sus jugadores predilectos de la plantilla: Juanfran y Filipe Luis. La aportación en el juego ofensivo, sin olvidar que su labor era defender, de estos durante las ocho primeras temporadas del Cholo fue extraordinaria, llegando a su máximo en la temporada 2013-14 en la que repartieron 15 asistencias entre ambos.

Cuando el técnico argentino remarcaba que esta campaña 2019-20 iba a ser de transición, seguro que una de las justificaciones que rondaban en su cabeza era la de encontrar unos sustitutos que cumplieran sus exigencias. Esas que tan bien cumplían el español y el brasileño. A lo largo de su estancia en el banquillo ha ido buscando posibles relevos, sin éxito. Siqueira, Jesús Gámez, Cisma, Arias, Vrsaljko entre otros son los nombres de los hombres que no han sabido satisfacer las necesidades del entrenador.

Tras la marcha definitiva de ambos, al término de la pasada temporada, la secretaría técnica se marcó como prioridad apuntalar satisfactoriamente esas dos demarcaciones. Con un desembolso cercano a los 40 millones de euros se contrató a Trippier y a Lodi y Simeone pudo respirar tranquilo. Los dos cumplían, a priori, los requisitos para ser laterales con futuro en las bandas del Wanda Metropolitano.

Durante su primera temporada Trippier ha sido el que más rápido se ha adaptado a la dinámica de grupo. Pese al idioma, el cual mejora día a día, se convirtió en uno de los fichajes que más encajó con la afición y el sistema de juego desde el inicio. El caso de Lodi es más particular. Al joven brasileño le ha costado más esta aclimatación, al no gozar de la experiencia de la edad. Su faceta atacante es indudable, como buen carioca, pero Simeone ha tenido que pulir su aportación defensiva. Llegando en algún momento a haber desavenencias entre ambos.

Video thumbnail

La eliminatoria contra el Liverpool ha sido un punto de inflexión para ellos. En la ida Lodi se consagró como el dignó heredero de Filipe Luis, no sólo por sus innumerables aportaciones ofensivas, sino por su inagotable trabajo defensivo. Fue nombrado MVP. Por su parte Trippier, fue uno de los guerreros – junto al brasileño también- que resistieron el asedio de Anfield de manera notable. Más aún sabiendo que recién salía de una operación de pubalgia. Acortó plazos para llegar a ese partido crucial, y eso es lo que le gusta a Simeone por encima de todo, el compromiso.

Entre los dos, pese a las lesiones y el periodo de adaptación, suman esta campaña siete asistencias, mejorando los datos de sus predecesores en las temporadas 2012-13 y 2018-19 e igualando las cifras de la 2017-18. Es cierto que se quedan lejos de los datos de 2013-14, pero a falta de 11 jornadas de LaLiga, más los posibles partidos de UEFA Champions League, tanto Simeone como el Atlético de Madrid pueden afirmar que han recuperado sus alas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s